El cerebro humano: Ese gran desconocido





El cerebro humano está compuesto por alrededor de 6.000 o 7.000 millones de neuronas, que forman una red a través de sus conexiones sinápticas. Esta red, al parecer, es el origen de las innumerables decisiones (la mayoría de ellas menores en importancia), que tomamos todo el tiempo.





No es jerárquico, es mallado

Durante todo el siglo XX, muchos investigadores clínicos y psicólogos, han tratado de estudiar "las distintas zonas del cerebro que se activan ante diferentes estímulos".

¿Donde se encuentran el dolor, el sentimiento de belleza, la inteligencia o la sensibilidad, el asco o la risa?... Se preguntaban.

Tras miles de estudios, no han encontrado respuestas claras: El cerebro no funciona como un ordenador, en el que cada casilla de memoria contiene un tipo concreto de información.

No. El cerebro es "holístico", en el sentido de que TODO EL es responsable de todas y cada una de las decisiones y acciones que emprendemos.

La red neuronal está constantemente atravesada por miles de "mensajes" o "señales" entre los millones de neuronas que lo conforman. Este aparente "caos informativo", está, sin embargo, muy lejos de dejar de tener sentido.

De toda esta maraña de comunicación de pequeños mensajes, surge una COHERENCIA GENERAL, es decir: Un pensamiento del individuo propietario del cerebro en cuestión.

Y aunque se han detectado zonas del cerebro que parecen responder con mas intensidad a determinados estímulos (visuales, sonoros, táctiles, etc), estas zonas no son las mismas en todos los individuos, y es mas: No son siempre las mismas en el mismo individuo: Un estímulo puede las primeras veces que se aplica, hacer responder a algunas zonas, y superado cierto número de veces, activar otras zonas completamente diferentes, anulando las iniciales.

Algunas señales son ondas tan fuertes que las decisiones consecuentes son instantáneas: Por ejemplo, retirar la mano del fuego en el momento en que sientes que te quemas.

En resumen: De los 7.0000 millones de neuronas que forman el cerebro, ninguna de ellas, ni ningún grupo de ellas, es responsable de ninguna decisión o respuesta concreta: El cerebro es democrático, por tanto. Y no solo es democrático, sino también estadístico.

El cerebro humano lo cuenta todo, de forma inconsciente.

Así que dejemos de buscar "la neurona Presidente del Gobierno", pues tal cosa no existe.





¿Se parece a la sociedad?

Si el cerebro es democrático, en el sentido de que las respuestas son consensuadas entre toda la red de neuronas... ¿Se puede hacer un simil entre el cerebro humano y, pongamos por caso, la red internet?

Sin duda. En internet las decisiones, los estímulos y las respuestas son muy parecidas (en su esencia) a las señales entre neuronas en el cerebro humano.

Sin embargo, "la sociedad formal" no funciona así: Los que toman las decisiones son siempre unos pocos, aunque estas decisiones nos afecten a todos.

La "sociedad formal" es totalmente jerárquica: Existe una serie de autoridades que redacta e impone las leyes que todos debemos acatar. Hay un "Presidente del gobierno", hay un "Gobierno", hay unos "Tribunales de Justicia", hay unos "Partidos Políticos", hay unos "Bancos Centrales" y hay unas "Grandes empresas".

Es decir: Decisiones centralizadas en pocas personas o pocos grupos de personas. El resto somos poco mas o menos "carne de cañon".

Esto es ANTINATURAL y no puede funcionar. No se conoce ningún animal o planta en la naturaleza que funcione con unas miras tan estrechas. Simplemente la selección natural lo descartaría por inviable.

Su incapacidad manifiesta para gestionar estímulos, respuestas, comunicación coordinada y decisiones de alcance colectivo, hace que este modelo de sociedad basada en estructuras jerárquicas rígidas, esté condenado al fracaso. Tarde o temprano llega una onda tan fuerte, que el propio sistema es incapaz de gestionarla con éxito.





Y así hacemos la historia

Nuestra historia humana, como colectivo, es una sucesión de "QuitateTuPaPonermeYos" permanente, desde que tenemos constancia escrita, e incluso desde mucho antes.

Pero no hay estructura social, por firme o sólida que parezca, que aguante mucho tiempo.

Tarde o temprano llega la onda que la derriba, porque estadísticamente puede haber ondas pequeñas durante mucho tiempo, pero siempre llegará el momento de una gran ola, mucho mas alta que cualquier estructura jerárquica que seamos capaces de construir como sociedad, y que termine por derribar esas viejas estructuras.

Lo estamos viendo en estos tiempos de forma recurrente: Un invierno duro manda al traste los sistemas de gestión energética rígidos. Una revolución popular manda al cuerno a un Régimen Corrupto. Una oleada de gente que no paga, manda al carajo al Banco mas grande. Un simple choque fortuito contra iceberg, hace hundirse al Titanic. Una ola creada por un terremoto submarino, pone la central de Fukushima en su sitio...





Si hay algo que no cambie nunca, es el cambio constante

Buda decia que "El origen del sufrimiento humano reside en la incapacidad para adaptarse a los cambios".

Mientras comprobamos como las estructuras sociales añejas son completamente incapaces de gestionar un mundo razonable y sensato, al que han renunciado ya completamente, son estas mismas estructuras rígidas las que nos causan sufrimiento innecesario.

Ellas no van a cambiar: No está en sus genes la capacidad de adaptarse tan rápidamente como sería necesario. Van a dejar atrás a millones de personas, concentrandose en salvarse ellas mismas. No se puede ya confiar en ellas.

Intentar salvarlas no es intentar salvar la civilización. Al contrario: Intentar salvar las viejas estructuras de poder solo es un reflejo de nuestro miedo al cambio. Un cambio que sabemos que es necesario y perentorio. Es mucho mas facil dejar de hacerlas caso, dejar que se hundan solas procurando no sufrir con su caida: Lo que se cae, es porque no resiste, y por tanto no nos vale. Queremos y necesitamos una sociedad mucho mas fuerte y sobre todo mucho mas sensible. Mas APTA.

Mas democrática. Mas social. Mas resistente. Mas justa. Mas auto-equilibrada.

Mas RED.

Las viejas estructuras jerárquicas, ni hay que tratar de salvarlas, ni hay que tratar de derribarlas: Si son aptas, estupendo. Sino, pues adios. Usemos aquellas que sirven (o nos parecen útiles) y dejemos de sujetar y apuntalar las que no nos sirven, o no nos parecen útiles, o incluso nos parecen corruptas.

Con nuestro propio criterio individual.

A la vez que ocurre todo lo deplorable, ocurre también lo contrario: La humanidad dispone hoy de sistemas de comunicación en red, que permiten vislumbrar una sociedad no jerarquizada y en la que una verdadera RED DEMOCRATICA toma las decisiones: Es decir, las decisiones las tomamos todos todo el tiempo.

Y no necesitamos explicitarlo creando nuevas estructuras con nombres "oficiales y rimbombantes", puesto que esto ya está funcionando en todas partes y a todos los niveles, queramos o podamos verlo o no.

Y las señales que enviamos y recibimos son múltiples, en todas direcciones. Con cada decisión que tomamos, estamos cambiando el mundo. Un simple clic hace la diferencia. Una simple asamblea de vecinos es su reflejo. Sea real o virtual, una asamblea es un "bit de cambio", un "estímulo social".

La ola grande que supera en altura a las estructuras rígidas ya está aquí: Se llama hambre, miseria, incertidumbre. Se llama guerra, abuso de poder, dictadura de los mercados, crisis ecológica y económica, tiranía, dolor social, represión...

Y las estructuras de organización social actuales no están diseñadas para capearla.

Pero LA RED DE VIDA DEL PLANETA es mucho mas que estas estructuras humanas caducas e inservibles. Puede que todavía no dispongamos del lenguaje adecuado para hablar de esta increible red de vida, pero estamos construyendolo sobre la marcha, y aprendiendo que hay muchas cosas a las que no hemos prestado atención y sin embargo son mucho mas importantes para todos, que las cosas estúpidas que nos obesesionan a diario y no tienen ninguna importancia real.

Y de esta red, que es la que si va a resistir la onda, FORMAMOS PARTE TODOS

Asi que sin miedo, sin prisa, sin violencia, sin odio, sin rencor, sin mirar a donde no hay que mirar. Sin renunciar a nada. Sin conceder crédito a quien no lo merece (élite corrupta). Sin buscar culpables: Simplemente BUSCANDO SOLUCIONES A LOS PROBLEMAS

Con imaginación, compartiendo en lugar de compitiendo, sensibilizandonos de nuevo, tratando de entender la onda, podemos surfearla.

PODEMOS HACERLO. LO ESTAMOS HACIENDO...

Y no se trata de deporte, se trata de superviviencia y en última instancia de simple equilibrio.

Alejandro Bonet
201205151212-7