¿Que pasaría si hubiera un enchufe abierto en cada farola para cargar VEs?





Lo primero que le viene a uno a la cabeza tras leer esta pregunta es "Que todos robaríamos electricidad como los gitanos".

Esto es tremendamente injusto con los gitanos por dos motivos: Muchos que roban electricidad del tendido público no son gitanos, y la inmensa mayoria de gitanos no roban electricidad, ni la han robado jamás.

Pero es que las emociones siempre, siempre, SIEMPRE entorpecen el camino de la lógica, el raciocinio y la sensatez.

Recargas rápidas y lentas

A estas alturas, ya nadie tiene duda de que la movilidad eléctrica es el único futuro posible en un mundo sin petróleo, y tampoco hay dudas de que para que esta movilidad eléctrica sea un hecho, hacen falta infraestructuras de recarga en la via pública.

Se han hecho infinidad de estudios sobre como debe ser esta infraestructura, cuanto costaría, etc. Estos estudios llegan a algunas conclusiones interesantes.

Una de ellas es que "la movilidad eléctrica requiere un enchufe disponible al menos por cada vehículo" ya que el estado natural de los vehículos eléctricos es "aparcados y cargando", que es como se pasan el 95% del tiempo todos los vehículos, sean eléctricos o no.

Otra conclusión es que "debe haber sistemas de recarga rápida para situaciones excepcionales, en que un vehículo deba recargarse lo mas rápidamente posible".

De forma que ya la mayoria de expertos y entendidos tienen claro que "Hay dos sistemas de recarga: La recarga lenta y la recarga rápida". Cada uno de estos sistemas tienen sus ventajas y sus inconvenientes.

Las ventajas de la carga lenta son que se puede hacer en cualquier instalación eléctrica convencional y que al ser menos agresiva, prolonga la vida de las baterias. Su inconveniente principal es que cargar un vehículo lentamente requiere entre 2 y 10 horas de carga, dependiendo del modelo de vehículo y de la capacidad de sus baterías.

La recarga rápida, es complementaria con la lenta: Sus ventajas e inconvenientes son precisamente los contrarios en un caso y el otro. Así, la recarga rápida se puede hacer en pocos minutos, requiere instalaciones eléctricas industriales de alta potencia y perjudica ligeramente la durabilidad de las baterias.

De esta forma, entendemos que la carga lenta será la que se use con mas frecuencia, principalmente de noche que es cuando sobra energía eólica, será suficiente para el dia a dia en que por lo general hacemos trayectos cortos, y la carga rápida se usará solo en situaciones de viajes largos que requieren tiempos de carga pequeños, similares a los repostajes tradicionales de combustible fosil.

Un enchufe en cada farola

Sin embargo, aunque las conclusiones de todos los estudios son mas o menos coincidentes en estos conceptos básicos, practicamente no hay ningún estudio publicado que plantee seriamente la idea de instalar un simple enchufe abierto en cada farola.

Practicamente todos los modelos de sistemas de recarga propuestos, implican un pago y/o una identificación del usuario en el acto de cargar. Practicamente todos los sistemas propuestos implican electrónica compleja de medición, facturación, telecomunicación de datos, etc.

Practicamente todos los sistemas de recarga propuestos implican obra civil: Levantar (una vez mas) las aceras de nuestras calles para instalar nuevos sistemas de cableado.

Esto lleva a unos costes por cada poste de recarga instalado en la via pública de varios miles de euros. Es un coste absolutamente desorbitado a nuestro entender.

Por otro lado, si instalamos un enchufe abierto en cada farola, lo cual es enormemente barato y facil de desplegar rapidamente, surgen algunas cuestiones, como por ejemplo ¿Como se pagaría la electricidad consumida?, o ¿Como evitar que se usen esos enchufes para otros fines, digamos "fraudulentos"?...

Evidentemente, si uno llega con un alargador y enchufa su casa entera a una farola pública, está de alguna manera "robándonos a todos" puesto que la electricidad de esa farola la pagamos entre todos con nuestros impuestos.

Pero esto en la práctica es casi igual de facil de hacer si la farola tiene un enchufe disponible, como si no lo tiene. Y en la actualidad este no es un problema con el que tengan que lidiar las autoridades. ¿Lo sería si las farolas tuvieran un enchufe abierto? Pues... ¡Uno no sabría decirlo!

Solo lo sabremos el dia que las farolas tengan un enchufe abierto, pero a primera vista parece que "en caso de que se desborde el fraude, se quitan los enchufes y listo, aunque no parece lógico que de repente nos volvamos todos delincuentes simplemente porque se nos facilite ligeramente el camino hacia el delito".

De forma que como todos entendemos que robar electricidad de las farolas públicas es ilegal e inmoral, pues no lo hacemos y ademas ponemos a caldo al que lo haga, porque nos perjudica a todos, y la sola verguenza de ser señalado con el dedo disuade a mas de uno de intentarlo.

Asi pues muchos pensamos que poner enchufes abiertos en las farolas no implica necesariamente que todos nos volvamos delincuentes, y sin embargo simplificaría y allanaría enormemente el camino hacia una electrificiacion progresiva del transporte autónomo y por supuesto tambien del colectivo (taxis y autobuses públicos), y esto (creo entender) es algo que todos deseamos.

La pregunta entonces es ¿Y como pagaria la electricidad consumida el propietario de un vehículo eléctrico?. La propuesta que hacemos desde aquí es por medio del permiso de circulación que emite y cobra el ayuntamiento anualmente.

Al final del año, los coches se comportan todos mas o menos igual. Y las motos y bicis también. Y lo mismo ocurre con las furgonetas, camiones, etc. Las estadisticas dicen que el coche medio recorre entre 40 y 60 kilometros al dia, o entre 15000 y 25000 kilometros al año.

El consumo de electricidad por kilometro de un coche medio a una velocidad media de 90 kilometros por hora, viene a ser tambien un dato conocido: Entre 120 y 150 vatios-hora por kilometro recorrido.

De forma que es facil averiguar el consumo eléctrico medio del coche medio: Entre 1800 y 3700 kwh cada año. Esto traducido a euros (con los precios PVP de la electricidad actual) vienen a ser entre 200 y 400 euros anuales. Con los precios de coste real de la electricidad (que están bajando gracias a las energias renovables, aunque suba el PVP por motivos mas jurídicos que técnicos), probablemente estaríamos hablando de entre 40 y 80 euros al año.

Algunos modelos mas potentes consumirán algo mas y otros mas modestos algo menos. De forma que el permiso de circulación debería cobrar mas o menos en función de la clase de vehículo. Tambien sería interesante que a los propietarios de vehículos que demuestren que pueden cargar en su casa o su trabajo, se les cobre menos (digamos la mitad) pues siempre tenderán a cargar con mucha mas frecuencia en estos sitios privados porque les resultan mas comodos (por ejemplo en su plaza de garaje o su parcela privada).

En cualquier caso, el coste de la electricidad anual de los vehículos eléctricos es tan netamente inferior al equivalente fosil, que todos estariamos dispuestos a pagar estos euros de mas en el permiso de circulación anual, sabiendo que incluyen el derecho a cargarlo en cualquier farola de la via pública, sin andar pensando en micropagos, ni tener que dar nuestros datos a vete a saber quien, ni tener cargo de conciencia por estar haciendo nada ilegal.

La "electricidad movil pública" está al caer

Con un enchufe abierto y de uso público en cada farola tendriamos muchas otras ventajas derivadas. Por ejemplo, no sería necesario en las obras en la via pública andar con generadores de gasolina que hacen un ruido infernal: Se podrían usar los mismos enchufes de las farolas para la maquinaria eléctrica implicada en la obra (taladros, sierras, hormigoneras, etc). El coste de la electricidad consumida para estos propósitos, podria cobrarlo el ayuntamiento en el permiso de obra.

Tambien podríamos cargar el teléfono movil en caso de emergencia. El coste de la recarga de un teléfono movil es de menos de un céntimo de euro, de forma que si las autoridades piensan que por ahí "perderían dinero ofreciendo este nuevo servicio público", no tendrían mas que cobrar un canon anual de 3.65 euros/año a cada teléfono movil, suponiendo que todo el mundo carga siempre el movil en las farolas todos los dias del año... ¡Cosa bastante absurda, por cierto!

Podríamos tambien conectar el ordenador portatil para recargar sus baterias o para usarlo sin gastarlas. Esto con un canon de unos 5 o 6 euros anuales sería suficiente para cubrir el gasto máximo posible que generaria a las arcas públicas.

O pasar el aspirador al coche (menos de un euro anual de canon, si lo pasamos una vez por semana durante dos horas, que ya es...). Muchos de estos usos de electricidad pública son ahora dificiles de imaginar. Algunos (como sacar un alargador desde casa y enchufar la casa entera a la farola) serían claramente ilegales, mientras otros no, y generarían ingresos para las administraciones públicas a la vez que harían mas cómoda nuestra vida, porque está claro que las autoridades (como la banca) nunca pierden, y siempre cobrarán mas que el coste real de la electricidad.

Un nuevo modelo de consumo energético ubicuo público-privado es inminente. Este nuevo modelo despliega enchufes de uso publico por todas partes, e implica distinguir entre usos privados legales (que se pagan en la factura de compra, o permiso de circulacion, o como un canon en la factura del servicio del propio aparato que consume la electricidad) y usos fraudulentos (al que se pase de la raya, se le casca una multa que le deja tieso y le quita las ganas de volver a hacerlo).

Ademas de todas las ventajas derivadas de la movilidad electrica no contaminante (si la electricidad se obtiene de fuentes renovables), mucho mas efectiva y optimizada (consumiendo mucha menos energía y produciendo mucho menos calor inutil para moverse con los mismos resultados), que no promueve guerras, ni depende de recursos extranjeros, ni contribuye al cambio climático, la existencia de un enchufe abierto de uso público en cada farola, llamemosla Electricidad Movil, va a tener muchas ventajas extras, y muy pocos inconvenientes, por no decir ninguno.

Alejandro Bonet
alargador.org