Postes de Recarga Listos y Eficiencia





"Lo mas eficiente y rápido económica, ecológica y electrónicamente, es poner un enchufe abierto en cada farola".

Esta es la conclusión que el experto en redes de recarga de vehículos eléctricos, Alejandro Bonet, de la empresa Babel Informática SL, obtiene despues de numerosísimos analisis mecánico-cuántico-económicos.

El coste real de este tipo de infraestructura, apta para incorporar millones de enchufes públicos en pocas semanas en la vía pública, es del orden de unos tres euros por enchufe.

"Ninguna otra tecnología reduce tanto los costes, aumenta tanto la rapidez del despliegue, es tan adaptable en el tiempo a la demanda real, ni garantiza tanto el aprovechamiento de las energías renovables, que se desperdician de noche", asegura Alejandro.


El prototipo del PARVE: Un Poste de Recarga Listo

Efectos secundarios y solución

Poner un enchufe abierto en cada farola, significa que habrá quien lo use y habrá quién no, de forma que los propietarios de vehículos eléctricos que tipicamente serán quienes los usen, deberían pagar un canon por el uso, que cubra el coste del aumento del consumo eléctrico en las redes de farolas. Este canon lo cobraría el Ayuntamiento en el permiso de circulación del VE.

En el caso de que haya muchos vehículos eléctricos en una misma zona, habrá que redimensionar el cableado (sustituir los cables por otros mas gruesos para admitir mas amperios, es decir mas corriente y potencia) y ajustar algunos interruptores automáticos de protección, para adaptar la red a la nueva demanda.

Pero esto puede ir haciendose progresiva y limpiamente, según la densidad de propietarios de VEs vaya creciendo en diferentes zonas.

Existe un problema adicional: El uso privado, pero no para cargar VEs, sino para pasar el aspirador a un coche de gasolina, o cargar el movil o el ordenador portatil. Siempre de noche, que es cuando la red de farolas tiene corriente.

"Desde Babel Informática SL proponemos a las administraciones públicas que graven con un canon todos aquellos aparatos eléctricos que puedan ser enchufados en los enchufes públicos, en función de su consumo medio anual".

Asi, un telefono movil llevaría un canon de un centimo diario, que es lo máximo que puede consumir de electricidad para cargar su bateria, lo que hace un canon de 3.65 euros anuales. Un ordenador portatil llevaría un canon algo mayor, pues si su uso diario es de unas tres horas y consume 100 vatios, entonces consume alrededor de 3 centimos diarios, y nueve euros al año.

Un aspirador se pasa una vez a la semana durante una hora, y consume unos 500 vatios, de forma que son 5 centimos semanales y alrededor de 2.5 euros anuales, que irian cargados en un canon estatal al comprar el aparato.

En el caso de una moto eléctrica, el canon sería de unos 8 euros mensuales y 100 al año, mientras que para un coche normal estaría en unos 200 euros anuales, o 300 si el coche fuera un deportivo de alto consumo eléctrico.

"Siempre estamos poniendonos en el supuesto de que todas las recargas de VEs se hacen en farolas de la vía pública de noche, nunca en enchufes privados, pero usamos los precios de electricidad PVP, no los reales (industriales), que tienden a cero de noche." remacha Alejandro.

Otro problema adicional es el vecino que enchufa un alargador en la farola y chupa energía para su vivienda. Esto se puede prohibir sin demasiados problemas y es facil de detectar, incluso a distancia: Si repetidas noches una instalación de farolas se queda sin luz por exceso de consumo, y saltan los automáticos de protección de la instalación, es que hay algún listillo en el vecindario. El resto del vecindario se quedaría sin iluminación pública y enseguida empezaria la caza y captura vecinal del listillo, esperemos que sin violencia física ni verbal...

No parece probable que haya otros posibles usos de enchufes en la vía pública, pero en caso de que surgieran, siempre se puede legislar via impuestos o prohibiciones. Hasta encontrar el equilibrio.

Pero son mejores los postes inteligentes

E incluso añado mas: Aún mejor que los postes inteligentes, son los postes listos.

El despliegue barato, efectivo y rápido que acabamos de describir tiene un problema: No mueve apenas dinero. Y está claro que las autoridades necesitan hablar de millones de euros públicos gastados en comprar cachivaches a la industria privada, para su uso público.

Cuantos mas millones de euros mejor.

"En Babel Informática SL hemos desarrollado un poste listo, que cuesta un riñon. Incorpora un ordenador completo en su interior con una capacidad de cálculo de varios GigaFlops (miles de millones de instrucciones de cálculo en coma flotante por segundo), capaces de resolver la ecuación de ondas de la mecánica cuántica de Schroedinger, distorsionar el continuo espacio-tiempo, y evaluar la densidad de probabilidad de encontrar inteligencia sensible, en la red neuronal del cerebro de un político, con tres cifras significativas" indica Alberto Einstein, uno de los científico-ingenieros de software de la empresa.

"Nuestros cálculos preliminares indican que este es un problema matemático de complejidad exponencial, creciente con el número de políticos, pero una aproximación bastante buena de la media, es que esta densidad de probabilidad estaría en torno a un orden de magnitud de diez elevado a menos nueve, en tanto en cuanto esta probabilidad es inversamente proporcional al número de ciudadanos libres cuyos intereses colectivos son administrados por el político en cuestión."

"En está línea nuestros postes listos son completamente abiertos: Pueden costar un riñon, dos riñones e incluso varios cientos de riñones, todo dependiendo del presupuesto de partida del concurso público de que se trate", indica Alejandro.

En cuanto a la eficiencia energética de la recarga en sí, es irrelevante si el poste es muy inteligente, muy listo, poco inteligente o muy tonto: Los amperios y los vatios son una cosa, y los GigaFlops son otra bien distinta.

"En este sentido, el consumo eléctrico del propio aparato en si, no para cargar VEs, sino para hacer los cálculos de mecánica-cuantica trascendente, es proporcional a lo listo que sea el aparato, de manera que los enchufes tontos necesitan cero corriente para funcionar, mientras los listos no", señala Pepito Grillo, Técnico Especialista y Primer Bedel.

Todo depende, en este caso, de lo listos que sean los postes.

"Nuestros postes PARVE, siendo tan listos como son, son capaces de consumir todos los kilowatios que hagan falta: En caso de que el consumo no sea lo suficientemente alto para garantizar un movimiento de dinero razonable, proponemos echar la electricidad sobrante a tierra, con un cable suelto que chisporrotee..." afirma Pepito.

Este procedimiento tiene la ventaja adicional de que genera inseguridad y accidentes en la ciudadania, aumentando por tanto el PIB del pais en el capitulo de servicios médicos y de emergencias por quemaduras y electrocución.

Estamos sin duda entrando en una nueva era. Y la política de eficiencia energética y de transporte terrestre sostenible, ya no es lo que era.